Monday, July 24, 2006

Prosigo 1.

Hola, bueno les sigo contando... Ése día dormí hasta bien tarde, al abrir los ojos y ver mi celular, 33 llamadas perdidas de Luís, de pronto lo recordé todo y aunque mi dolía mi cuquita de tanto amor, me masturbé pensando extrañamente en los rostros de todo aquel que me vió puteando o haciéndolo con Luís. De inmediato lo llamé y entre un sin número de halagos y poemas hechos para mí bien recientes, le solté una frase que dejo mudo a mi poeta trasnochado de un sólo tirón: Papi, esta noche quiero volver a ir y llegar aún más lejos, que te parece? Luego del silencio... estás segura mami? Muy segura, por qué? Tú no quieres? Yo? Bueno sí... Y así lo hicimos.
Salí de mi casa casi desnuda, bueno ya les conté lo que me gusta mi cuerpo no? Para que nadie dijera nada, un sobretodo de jean que nunca antes había usado por falta de ocasión, las bendiciones respectivas al salir y un Luís atorado de ganas en su pequeño carrito rojo dentro del que apenas si cabía. Al quitarme el sobretodo, mi novio se volvió como loco y no paraba de tocarme atragantándose de mi belleza desnuda y de mi humedad indefensa. Llegamos a la puerta del mismo motel y cinco minutos después de bajarme, la misma tranca que el día anterior. De pronto, de un Mazda de los grandotes, un negro hermoso de rostro impoluto y brazos trabajados por años, me suelta a quemarropa: Qué hermosa eres, cuánto cuestas? Y aunque mi novio me había dicho que las tipas de la calle no pasaban de 50 mil, casi sin pensarlo, le solté de vuelta: 300 mil. El negrazo me ve de arriba a abajo y me regresa: Ok, voy a parar el carro y sin más ni más, se metió al estacionamiento dejándome a mí parada y perpleja sin saber que hacer... Me moví hasta el carro y le conté todo a Luís que ya tenía rato masturbándose encerrado. De pronto pensé que me iba a regañar o me iba a decir móntate y vamonos, pero tan sólo preguntó: Y tú quieres? Su actitud desinteresada me molestó de momento y le dije: Yo sí. Me miro apacible y me soltó: bueno mami, tranquila dale! El negrazo caminaba hacia mí con las llaves de la habitación ya paga en sus manotas y la verdad no podía dejar de verlo caminar tan perfecto y lindo y despidiéndome de Luís con una mirada, comencé a caminar hacia una de mis más grandes fantasías de siempre... Hacer el amor con un negro de pipi grande y hermoso. Y así pasó y la verdad es que lo disfruté mucho, tanto que al intentar irme hora y media después, el negro Jhon me preguntó que cuánto por un rato más y le dije nada. Lo hicimos 5 veces y todas me pegué señoras acabadas mundiales con un pene negro gigantesco dentro de mí.
Al salir, Luís yacía dormido dentro del carro, con el pipi en la mano, agotado de tanto masturbarse imaginando que pasaba allá adentro. Y nos volvimos a ir a un motel y lo hicimos una sóla vez, pero espectácular... Mi cocollita estaba adolorida. Ésa noche dormí en mi camita después de un baño caliente y prolongado y a la mañana siguiente, sin recordarme del dinero que había ganado, abrí mi bolso y zas!!! buenos días señor dinero: 300 mil Bolívares. El equipo de sonido que quería para mi cuarto y que mi papá lo había resuelto con un discman en mi cumple. Qué tal? Mi primer sueldo o salario ganado tan sólo en dos o tres horas? Y gozando como una demente? Creo que ahí empezó todo... lo confieso: Soy fanática del sexo, pero mucho más, del dinero. Hasta ese día no lo había percibido con tanta claridad... pero luego les sigo contando, ya el sueño me vence. Chaito.

Sunday, July 23, 2006

Bienvenidos...

Hola, mi nombre es Bella, tengo 21 años y mi profesión temporal es ser la más puta de todas. Pero no quiero que piensen que soy una más del montón, no, no, no, no... Soy de esas que va a suites presidenciales, tiene un novio bello de buena familia, voy a la metropolitana y a mi familia jamás le pasaría por la cabeza, que su princesita renta su cuerpo por horas o días. Las razones del por qué escogí esta profesión son muchas y mi intensión es contarles de mí y saber de lo que piensan los demás de mis asuntos. La verdad, eso me parece muy divertido y entretenido.

Ahora bien, todo comienza un diciembre hace un tiempito, que conocí a Luís en un local nocturno. El no es una belleza comercial, pero tenía ese aire de peligro mezclado con inteligencia extrema que por lo menos a mí, hace que se me mojen las panties. Mirada pícara, grande como me gustan y una seguridad y sentido del humor perfectos para mis gustos. Era inevitable... Un día después, sexo increible. Pero Luís no era nada convencional, no que va! El tenía unos gustos muy partículares en la vida y sus barreras tenían fronteras infinitas que tan sólo él conocía y manejaba a su antojo. Una noche, dando vueltas por Caracas, escuchando Pink Floyd y con un poquito de cervezas en la conciencia, vimos unos trasvestis en la Libertador y una que otra puta horrible, de esas que la droga se ha llevado la mitad de su existencia. Comenzamos a hablar del tema de la putería y yo como estoy más buena que casi nadie que yo conozca, comenzé a bromear de que imagínate si yo me paro en la calle, cuánto cobraría?Etcétera y etcétera, muchas risas y de pronto una frase muy tentadora: Bueno y por qué no te paras a ver que pasa? De inmediato respondí: Dónde? Tú estás loco? Bueno mami yo te cuidaría desde el carro, al ladito y sólo sería por un ratito... Por qué, no te atreves verdad? y aunque a muchos les cueste creerlo, me atreví. Me paré en la puerta de un auto motel de Plaza venezuela, tenía una falda corta y una blusita un poquito descotada... Sandalias de cuero perfectas y altísimas y de todos modos me recogí la falda un poco para hacerlo más divertido.

Ahí estaba yo, la sifrinita del este, puteando en una calle del centro, qué tal? al principio me bajé temblando, pero al ver la tremenda tranca que se hizo muy rápido frente a mí, me fuí animando y empezé a contonearme de un lado a otro, de un carro a otro, hablando con tipos de ojos escrutadores que me comían y deseaban. En sólo cinco minutos, hubo de todo, ejecutivos, ancianos, jovenes, parejas y hasta una tipa muy elegante. Las ofertas muchas y disímiles y yo disfrutando de todo aquello, que de no ser por mi nuevo novio, jamás hubiera conocido ni de lejos. De pronto me acerco hasta el carro de mi novio y cuanto el niño bajó el vidrio, ahí estaba su miembro erguido y durísimo, bañado en sus propios jugos blanquesinos, sudado y con la cara de enamorado más definitiva que yo había visto hasta ese momento... de pronto me había convertido en una especie de diosa para él. Así lo sentí y mis piernas comenzaron a temblar del deseo y metiendo mi cuerpo por la ventanilla del carro, le limpié toda su virilidad dejando mi culo hacia el público, protegido tan sólo por un minúsculo hilo de Victoria Secret, el abrió la puerta y ante unos espectadores impávidos, hicimos el amor como locos y tan intensamente que cinco minutos después estábamos rodando, riendo y con algunos caravaneros deseosos de ver más, de íntimar más... Nos perdimos en la noche y dormimos juntos hasta que nos dolía todo de tanto deseo.
Pero éso no quedó allí, al día siguiente volvimos, pero esta vez... fué mi idea. De todas formas sean todos bienvenidos a mi blog y mañana les sigo contando, como terminé siendo, una de las putas más caras de toda Venezuela. Besos.
h2 class="sidebar-title">Vínculos